• Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Pinterest - círculo blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • Google + - círculo blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Yelp - círculo blanco

设计 peperina magenta

Mi Aventura como Au Pair en Holanda

Actualizado: 14 de feb de 2019



Mi nombre es Jessica Quiroga, tengo 28 años, soy de Córdoba y junto con mi hermana Julieta decidimos hacer esta experiencia de Au Pair en Europa. Yo, principalmente, porque me encantan los niños y soy maestra.


Elegí Holanda porque es el país de Europa que tiene convenio con Argentina y no nos exige saber holandés. Entonces era una oportunidad no solo para mejor mi nivel de inglés, sino de aprender otro idioma, otra cultura haciendo lo que más me gusta, que es interactuar con niños. Además leí mucho sobre Holanda y todo lo que leí me pareció fascinante, su cultura, sus ciudades, sus costumbres.


Mi hermana por otro lado decidió irse a Alemania. Ella había comenzado a estudiar alemán y su objetivo, además de claramente conocer la cultura y las costumbres de Alemania, era

mejorar su alemán.


Las dos comenzamos a informarnos sobre este tema y a buscar agencias. Nos topamos con una agencia de Buenos Aires que después de hacer bastante papeleo (completar formularios, entregar certificados) se puso a la búsqueda de nuestras familias. Poco

tiempo después las dos estábamos rumbo a nuestros destinos.


El tiempo había pasado volando, parecía mentira que ya estuviera en otro país, con otras

personas, otras costumbres y otra familia. La familia que elegí estaba bien pero al principio se me hizo un poco complicada la adaptación, principalmente porque yo tenía a mí cuidado 3 niños: dos eran mellizos, un varón y una nena. La nena tenía retraso madurativo, y además

tenía otra nena de 6. Digo complicada porque te aseguro que aunque tengas mucha o poca

experiencia trabajando con niños primero necesitas adaptarte al idioma, entender que tenés

que hablar inglés prácticamente todo el día, adaptarte a la situación, aprender a conocer a los niños, a la familia, sus costumbres, sus horarios y a todo eso agregarle la adaptación o el

aprendizaje de cómo llevar a adelante a una niña con retraso madurativo. Y encima de todo no dejar atrás mi vida personal, porque para poder sobre llevar toda esta situación una tiene que enfocarse en armar una vida personal, ir a las clases, hacer amigos y tener una vida propia, sino se hace muy difícil.





Era estresante porque a la madre anfitriona la superaba la situación de su hija y de vez en

cuando me faltaba el respeto o me hablaba más fuerte de lo normal. Eran situaciones que yo no sabía cómo manejar porque no entendía lo que podía estar pasando esta mamá. Así que un día decidí hablar con la agencia que me colocó en Holanda (recomiendo mucho que cuando tengas algún inconveniente con las familias o en tu vida en general durante el intercambio te acerques ya sea a la agencia en tu país de destino o con tu asesor en tu país de origen) y fue la mejor decisión que pude haber tomado. Después de tener una charla profunda acerca de todos estos episodios llegamos a un acuerdo y la relación mejoró. Ella se sentía mejor y yo también. El año fue mucho más placentero y se convirtió en una experiencia increíble, no solo laboral sino también de vida.


Y como comenté antes, la vida personal es muy importante. Fui a la escuela, mejoré mi nivel de inglés, aprendí un poco de holandés y conocí gente. Hice un grupo de amigas muy lindo con las cuales pretendo seguir nuestra amistad y con quienes he viajado por muchos lados gracias a nuestra valiosa tarjeta “weekend free”.

Recuerdo que un día una amiga española me dijo que eligiera una plataforma de tren al azar y ella eligió la parada de autobús. Con la plataforma 4 y la parada 2 llegamos a La Haya y pasamos un día hermoso de compras. Definitivamente es una de las tantas aventuras que nunca olvidaré y que quedarán para siempre grabadas en mi corazón.


Pero la parte más emocionante fue cuando coincidimos con mis hermanas en las vacaciones.

Nos juntamos con la que vive en Alemania y otra hermana que viajó desde de Argentina y

estuvimos un mes recorriendo varias ciudades de Europa.





Este viaje me ha dejado recuerdos, momentos, me ha enseñado a crecer, me ha dado la

oportunidad de aprender, de mejorar un idioma y de tener una experiencia laboral

internacional.


Es la mejor aventura que pude haber elegido y que recomiendo. En este

momento estoy preparando la próxima. ¿Qué esperan para empezar la vuestra?

8 vistas